Noticias

Barajas resurge gracias a las líneas de bajo coste y a las nuevas rutas

Volver

Abr 13, 2016

El aeropuerto Adolfo Suárez-Barajas ha encontrado en las líneas de bajo coste y en las nuevas rutas, especialmente a Asia, las claves para su recuperación. En noviembre encadenó 22 meses consecutivos de incremento de viajeros y a faltar de contabilizar diciembre, registró un crecimiento del 8,5% con respecto a 2013. Ha vuelto a marcar diferencia con el aeropuerto de Barcelona-El Prat para consolidarse como el aeropuerto español líder. Los expertos consideran la salida de la crisis económica, la recuperación del turismo nacional y la bonificación en las tasas aeroportuarias las causas de la mejora.

 De “Barajas es el aeropuerto europeo con mayor caída de pasajeros” a “Barajas se consolida como el primer aeropuerto español”, entre estas dos afirmaciones han transcurrido menos de dos años. Detrás de ellas se esconden 19 meses de declive, mantenimiento y crecimiento. Durante ese recorrido, Barajas tuvo que superar haberse convertido en el aeropuerto europeo con mayor descenso de tráfico: perdió 10 millones de viajeros entre 2012 y 2014. “El 2013 fue la tormenta perfecta. Fue el impulso que necesitábamos para volver a crecer”, asegura Carlos Chaguaceda, director general de Turismo de la Comunidad de Madrid.

El mercado asiático se alza como el gran objetivo

El aeropuerto madrileño cuenta ya con dos destinos asiáticos: Seúl, con la compañía Korean Air, y Pekín, con Air China. El próximo 28 de diciembre se inaugura la conexión con Hangzhou, en una de las provincias más pobladas de China. En total, Madrid tendrá 10 vuelos semanales con esta región asiática. “Todavía estamos muy lejos de los 300 vuelos semanales que salen desde París”, considera Carlos Chaguaceda, director general de Turismo de la Comunidad de Madrid, “pero estamos en la buena dirección, en la de aumentar la conectividad con estos mercados emergentes”.

La idea del grupo de trabajo de nuevas rutas es crear una marca Madrid que atraiga a un determinado tipo de turista. “Antes la debilidad de Madrid era que no tenía playa, ahora es su fortaleza. Porque no estamos interesados en el turismo masificado de sol y playa, sino en un perfil que viene atraído por el patrimonio 


Volver